Rebelión de Colau contra Iglesias: su acercamiento a ERC “perjudica al partido”

Fuentes de Podemos admiten a Economía Digital que temen perder la mitad de diputados en el Parlament de Cataluña

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, observa con cada vez mayor preocupación la evolución del escenario electoral en Cataluña, puesto que ERC está devorando el espacio de su partido, Catalunya en Comú.

Los de Colau consideran que este fenómeno es culpa, en buena parte, de que Pablo Iglesias haya privilegiado a los republicanos como aliados políticos.

Este malestar de los comunes con Iglesias no se ha hecho público, pero lo cierto es que su temor a obtener un mal resultado en las elecciones catalanas del próximo 14 de febrero va en aumento.

Según ha podido saber Economía Digital, los de Colau culpan a Iglesias de haber dejado a los comunes “sin identidad” de cara a la campaña electoral después de meses obsesionado con engrasar las relaciones con ERC hasta convertir a los republicanos en una suerte de partido hermano de Podemos.

“El acercamiento a ERC nos perjudica”, admiten voces de los comunes, confundidos incluso con el discurso que deben defender durante las próximas semanas, puesto que ya no saben si el objetivo es competir con el PSC con Esquerra.

Temor a pasar de 8 a 4 diputados en Cataluña

Aunque recientes encuestas publicadas auguran que Catalunya en Comú conservará los 8 diputados que tiene en el Parlament, fuentes de Podemos opinan de forma muy distinta, ya que admiten que pueden sufrir una severa caída de representantes (de 8 a 4).

El ambiente está cada vez más caldeado, ya que cada vez hay razones más fundadas para temer que Catalunya en Comú siga los pasos de Elkarrekin Podemos en las elecciones vascas del pasado 12 de junio.

Los morados no solo perdieron en el Parlamento de Vitoria la mitad de su representación (de 11 a 6 diputados), sino que su caída fue en beneficio de Bildu. 

Y algo parecido, cambiando a Bildu por ERC, puede ocurrir en Cataluña. De ahí el inicio de la rebelión contra Pablo Iglesias.

Asens provoca recelo

Hasta el momento, Colau ha dejado que Iglesias marcara el paso de la política nacional de Podemos haciendo y deshaciendo a su antojo en el Congreso de los Diputados, todo ello —denuncian algunos— absorbiendo a Jaume Asens (hombre de confianza de la alcaldesa de Barcelona). 

Es cierto que hay quienes identifican a Asens como “hombre de Iglesias” y, por eso, recelan ya de su papel. Pero también lo es que hay otros sectores que consideran que Asens se debe implicar bastante más en la campaña catalana para que los comunes exploten a su principal referente en Madrid.

Por si no fuera poco, la candidata de Catalunya en Comú a la Generalitat, Jéssica Albiach, también debe lidiar con la apuesta que hacen algunos por alejarse de Podemos e incluso por soltar amarras al estilo de Manuela Carmena en Madrid.

De hecho, la antigua alcaldesa de Badalona Dolors Sabaté, que lideró una candidatura municipal incluyendo a la CUP y los comunes, ya está haciendo movimientos para comprobar el arrastre que podría tener una eventual candidatura de ese mismo estilo (Guanyem Catalunya).

Colau intentará activar a sus bases dormidas

La sospecha de sectores de Catalunya en Comú es que Iglesias está empleando manuales muy antiguos o ya vistos durante décadas en Cataluña de partidos nacionales.

Es sabido que durante años el PP renunció a la batalla de la Generalitat porque se conformó con que CiU asumiera el gobierno catalán. “El candidato del PP en Cataluña es Jordi Pujol”, decían los populares en privado.

Algo parecido, en versión de izquierdas, consideran que está ocurriendo con Podemos y ERC. Iglesias, dicen, apuesta por fortalecer el máximo a ERC para “ganar poder” en la Generalitat y así seguir consolidando la relación del gobierno de coalición con los republicanos.

Un claro ejemplo de ello de hasta dónde llegan las alianzas de Podemos con los soberanistas es la enmienda a los Presupuestos que presentaron junto a ERC y Bildu. Los morados anunciaron este martes su retirada tras conseguir que el Gobierno —el gobierno que Podemos integra— apruebe la medida, próximamente, vía decreto ley. 

La evidencia, dicen en el entorno de Colau, es que este tipo de maniobras únicamente han contribuido a dejarse ‘comer’ el espacio en Cataluña por los republicanos

Así que con las elecciones a la vuelta de la esquina, la alcaldesa de Barcelona reúne a los suyos estos días para activar una estrategia que frene la caída de votos y para reactivar a sus dormidas bases. Todo ello con el objetivo de que Catalunya en Comú no sea Elkarrekin Podemos.