Telefónica y el Gobierno vuelven a chocar por el precio del espectro del 5G

El sector de las telecomunicaciones ve “desmesuradas” las pretensiones del Ejecutivo

Nuevo frente abierto entre el sector de las telecomunicaciones y el Gobierno. Telefónica, junto al resto de compañías, creen que el Ejecutivo ha sacado su “afán recaudatorio” en la subasta 5G que va a comenzar en las próximas fechas y que concluirá a mitad del 2021.

En concreto, tal y como reflejan los Presupuestos Generales del Estado, el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital puso una cifra de 2.071 millones de euros, una cifra muy superior a lo ingresado en la puja de 2018, con 438 millones de euros.

Esta cantidad es, precisamente, la que chirría al sector que la califica “desmesurada”, según narran fuentes del mundo de las telecomunicaciones. De hecho, el pasado viernes Emilio Gayo, presidente de Telefónica España, pidió que “evite el afán recaudatorio” en dichas subastas.

Subastas accesibles

El directivo de la teleco española declaró que el Gobierno “debe poner a disposición de las operadoras el espectro de una manera que sea asequible” para que las propias empresas puedan realizar una inversión acorde al reto que supone la extensión del 5G en España.

Fuentes del sector señalan a este medio que “no tiene sentido” intentar recaudar una cantidad elevada de dinero, “cuando precisamente lo que necesita el sector es apoyo para llevar la tecnología que es la piedra angular de la nueva industrialización en España”.

Inversión público-privada

Además, el sector entiende que en un momento tan importante, la relación entre los organismos nacionales y las sociedades debe ser fuerte y acometer una importante inversión conjunta. Gilpérez, expresidente de Telefónica España narra a Economía Digital que es de vital importancia “poner en marcha iniciativas público-privadas y cambiar la estrategia de subvenciones para focalizarlas en estas soluciones que fortalezcan el futuro del país. Así, se logrará que España sea “más atractiva” para los inversores y para el capital, especialmente el internacional”.

Emilio Gayo también advirtió la semana pasada que tanto el Gobierno como las empresas del sector tienen que ser “capaces de trabajar conjuntamente para aplicar esos fondos allá donde realmente se va a generar más valor va a ser crítico en este momento”.

En este sentido, el presidente de la compañía aseveró que la intención de Telefónica es la de invertir 6.000 millones de euros en el tendido del 5G, superando “las previsiones de Bruselas”, ya que estimaban un gasto privado de 5.200 millones dentro de nuestras fronteras.

Problemas con los tiempos

Las mismas voces del sector entienden que el nuevo pulso entre el Gobierno y el mundo de las telecomunicaciones pueden acarrear “graves problemas” a la hora de cubrir el 5G en todo el territorio nacional.

“Si el Gobierno sube el precio de las subastas, las empresas de telecomunicaciones van a tener menos capacidad económica para acometer las inversiones. Si en su hoja de ruta marcaba un plazo de cinco años, si se incrementan los costes la finalización de la extensión puede demorarse notablemente”, advierten.

Economía cree que no es recaudatorio

¿Y qué dice el Gobierno? Pues que el precio de la subasta “es acorde y proporcional”. El Ministerio de Economía cree que los más de 2.000 millones de euros por los que las empresas de telecomunicaciones tendrán acceso al nuevo espectro radioeléctrico no es “para nada” recaudatorio.

De hecho, fuentes del Ejecutivo se remiten a las palabras de la ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, y a las del secretario de Estado de Telecomunicaciones, Roberto Sánchez, quien ya el año pasado aseveró que en la subasta no habría “especial afán recaudatorio”.

Bruselas condiciona las ayudas

Mientras las empresas de telecomunicaciones se quejan del alto precio de la extensión del 5G en España y que la inversión sea 100% privada, Bruselas considera que las nuevas tecnologías son “claves” para la recuperación de la economía del Viejo Continente.

Por lo tanto, quien quiera beneficiarse del fondo tendrá que emplear sus ayudas en las políticas estratégicas comunes definidas por la Comisión Europea, especialmente en el desarrollo del 5G en Europa. Cabe recordar que España espera un montante de 140.000 millones de euros entre ayudas a fondo perdido y préstamos en condiciones muy ventajosas.

Desde Telefónica, no obstante, recalcan que aún es pronto para saber cómo afectará a sus inversiones los fondos europeos y de si tendrá algún tipo de subvención, que aún están a la espera de aprobación por las diferencias entre los países de la Unión Europea.

España solo ha destinado 12 millones

Pedro Sánchez ha recogido el guante de la UE y ha reiterado en varias ocasiones que la tecnología 5G es una prioridad para su Ejecutivo. De hecho, Roberto Sánchez confirmó recientemente que el Gobierno destine casi 300 millones de euros en inversión a esta tecnología. Lo cierto y verdad es que, de momento, el Gobierno, a través de Red.es, ha destinado tan solo 12 millones de euros en ocho proyectos pilotos repartidos por diferentes comunidades autónomas.

A pesar de esta pequeña cantidad, este mismo martes, el Consejo de Ministros lanzaba un ambicioso plan para la implantación de esta tecnología. Además de los 300 millones de euros citados anteriormente, el Ejecutivo se ha comprometido a poner encima de la mesa otros 2.000 millones antes de 2025.

“Conectividad y 5G han sido identificados como palancas de recuperación e impulsores de la transformación digital en la Estrategia Anual de Desarrollo Sostenible de la Unión Europea. También se señalan en el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia de la UE y en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la economía española, presentado el pasado 7 de octubre, y que destinará un 33% de sus fondos a la digitalización”, reconocen desde el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.